De tendencia a realidad: el actual escenario de la Logística Inversa

De tendencia a realidad: el actual escenario de la Logística Inversa

Los hábitos de consumo son un factor que interviene en la planificación y control de la cadena de suministros, por lo cual, la manera en que las personas adquieren productos permite reconfigurar los métodos y herramientas que implementa la industria logística. Los fenómenos sociales, económicos y políticos alteran e imprimen nuevos órdenes en la forma de producir y distribuir los bienes y servicios. Esto se ha visto claramente reflejado en el último año, orillando a la población a llevar a cabo sus compras sin tener que acudir a una tienda física, transformando al comercio tradicional y posicionando al e-commerce o comercio electrónico como una actividad económica fundamental.

En México, el e-commerce creció un 81% durante 2020, evidenciando así la necesidad existente para las pequeñas y medianas empresas de adquirir nuevos instrumentos que les permitieran estar ad hoc con el desenvolvimiento actual del comercio local y mundial. Las tendencias marcaban que el comercio electrónico tendría un crecimiento considerable, sin embargo, las expectativas se vieron rebasadas por mucho, por lo que aquellas empresas que aún seguía inmersas en la dinámica del comercio convencional enfrentaron pérdidas de clientes o tuvieron más problemas en comparación con las que comenzaban a incursionar en la digitalización de sus operaciones.

¿Qué es la Logística Inversa?

Cuando este tipo de escenarios se encuentran en auge, comienzan a surgir ciertas situaciones que deben ser resueltas para el correcto funcionamiento y desempeño de la actividad de las empresas. La Logística Inversa resulta ser un ámbito específico que se intensifica conforme más aumenta el movimiento comercial, para ello definimos a la Logística Inversa como una etapa final en la cadena de suministro, una vez entregada la mercancía al cliente final este se encargará de iniciar el proceso que da lugar a la Logística Inversa, pues los bienes ahora se dirigen del consumidor al negocio.

Normalmente la Logística Inversa tiene dos variantes principales; la primera consiste en el tratamiento de residuos y/o desechos generados por parte de los consumidores de determinados productos, de esta forma se intenta reducir el impacto ambiental del ciclo de producción-consumo, haciendo uso de la Logística Inversa para poder llevarse a cabo. La segunda variante es a la que más se hará énfasis, ya que representa una gran parte del comercio electrónico por tratarse de la logística de devoluciones.

En esta última variante coexisten distintos aspectos que influyen enormemente en el comportamiento de los usuarios cuando deciden en dónde comprar, pues habrá más confianza en el negocio que garantice devoluciones o cambios en caso de que el cliente no esté satisfecho con la compra. Ello promueve que las ventas se centren en el cliente como actor principal, incentivando la competitividad. Adicionalmente, la Logística Inversa supone que la empresa se esfuerce cada vez más en proporcionar productos de calidad para evitar su retorno, así como garantizar una cadena de suministro bien planeada que disminuya al máximo los errores, sobre todo en la última milla, y que puedan generar inconformidad para el cliente.

Ventajas

La Logística Inversa es parte de un procedimiento posventa que requiere inevitablemente de adoptar tecnología rentable, pues será una inversión que, a mediano y largo plazo, se traducirá en una disminución de costos por gestión de devoluciones. Para ello las ventajas y beneficios que vienen implícitas en contar con ella son, principalmente:

  1. Mejora de competitividad: se logra a través del impulso a las técnicas y métodos utilizados para que una empresa pueda garantizar la satisfacción de sus clientes.
  2. Incremento de eficiencia: para poder contar con un correcto proceso de Logística Inversa, se requiere una alta coordinación entre las distintas áreas al interior de una empresa y así tener éxito en cada etapa.
  3. Mayor confianza del cliente: las empresas que cuentan con Logística Inversa como parte de su planeación en la cadena de suministros, se apegan a normas y legislaciones sobre comercio electrónico, garantizándole al consumidor que su compra está respaldada por mecanismos que van más allá del propio negocio.

Hasta hace algunos años, este campo se posicionaba como una de las tendencias que marcarían el futuro de la industria logística, ya que prospectivamente, el e-commerce tendría un enorme crecimiento, aunque no se esperaba que fuera tan rápido como lo ha sido hasta ahora. Actualmente la Logística Inversa es una realidad que seguirá generando ciertas variantes y mejoras con respecto a su comprensión y abordaje, pues al estar tan directamente ligada al comercio electrónico, dependerá de los cambios que sucedan en distintas esferas para poder entender su rumbo, cambios, dinámicas y mejoras.

Relacionados

Deja tu comentario Los campos requeridos están marcados *

EnglishSpanish