Estados Unidos demandará a México por cuestiones laborales

Estados Unidos demandará a México por cuestiones laborales

La central obrera más grande de Estados Unidos, AFL-CIO, dio a conocer el pasado 10 de mayo una solicitud de queja laboral en contra de México. Esta fue sustentada por lo reglamentado en el T-MEC y presentada ante el gobierno estadounidense y la organización Global Trade Watch, la cual es responsable de vigilar que las relaciones comerciales entre los países se conduzcan con equidad laboral. La parte demandante se trata de Tridonex, una empresa de autopartes originaria de Filadelfia, controlada por el grupo canadiense Brookfield Asset Management, y asentada en Tamaulipas, México.

Con la petición, la AFL-CIO explica que el problema se basa en que las personas que laboran en la planta de autopartes en Tamaulipas fueron negados de representación independiente; lo que conllevó a una violación de una de las clausulas laborales, en este caso el de la garantía de los derechos de los trabajadores, que se acordó en la negociación del nuevo acuerdo comercial entre Canadá, Estados Unidos y México.

Ya desde 2019, los trabajadores habían intentado buscar la representación de una nueva organización sindical independiente liderada por Susana Prieto. No obstante, dicho intento fue rechazado puesto que los funcionarios laborales no dieron seguimiento a la solicitud y, por lo tanto, nunca se sometió a votación. Aunado a ello, el consecuente despido de alrededor de 600 trabajadores de la empresa que se llevó a cabo el año pasado, fue percibido por muchos como una represalia por los hechos acontecidos por el intento de cambio de sindicato.

Así pues, bajo el nuevo Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida implementado recientemente bajo la entrada en vigor del T-MEC se prevé que, por parte de Estados Unidos, una vez recibida la petición a la Oficina de Comercio y Asuntos Laborales, el gobierno estadounidense cuenta con 30 días para revisar el reclamo y, posteriormente, debe enviarlo a su contraparte mexicana para una revisión adicional. Una vez que ambos hayan hecho una revisión, los funcionarios laborales de ambos países trabajarán en conjunto para buscar corregir y dar solución a la situación; así como determinar cuáles serán las sanciones que se van a aplicar.

Cabe señalar que dicha petición marca un parteaguas para el futuro del T-MEC, puesto que por primera vez se pondrá en marcha un mecanismo para hacer cumplir las condiciones laborales y garantizar el derecho de los trabajadores, materia que fue uno de los puntos más difíciles de la negociación comercial entre ambos países.

Relacionados

Deja tu comentario Los campos requeridos están marcados *

EnglishSpanish