Lecciones del Canal de Suez y los riesgos de la navegación marítima

Lecciones del Canal de Suez y los riesgos de la navegación marítima

Uno de los elementos principales en el comercio mundial de bienes es el transporte marítimo, mismo que emplea rutas específicas para poderse trasladar intentando reducir al mínimo tiempos y costos. No obstante también se suman los factores meteorológicos y geográficos, pues juegan un papel muy importante al momento de planear una ruta. Esto se vio claramente reflejado en el reciente bloqueo del Canal de Suez, perteneciente a Egipto, donde el buque portacontenedores Ever Given de la naviera Evergreen Marine, estuvo cerca de una semana en una posición que impedía el cruce al resto de buques mercantes.

Esta situación paralizó al comercio mundial, ya que hubo pérdidas millonarias al tener que utilizar rutas alternativas más tardadas y costosas. Sin embargo, todos los días hay pérdidas debido a falta de planeación, eventos naturales, errores humanos, etc., y aunque no todos sean de la misma magnitud, es importante tener en cuenta los riesgos que existen en el transporte, principalmente en la navegación marítima.

Si bien el comercio por barcos es más económico que el aéreo, también está expuesto a mayores peligros. Por ejemplo, hay registro de que en los últimos meses ha habido una pérdida de aproximadamente 3 mil contenedores que cayeron al mar, cifra que supera a las de 2018 y 2019, ya que las pérdidas en esos años fueron de poco menos de 1, 400 contenedores. Además del enorme daño ambiental que esto significa y tiene ser resuelto, las cifras traducidas al plano económico afectan gravemente a la economía de un país y, gradualmente, a la economía mundial.

Generalmente muchos de estos acontecimientos son impredecibles y no hay control humano sobre ellos, pero aún así es posible tomar medidas preventivas ante este tipo de siniestros en la logística. Una de las acciones más populares e implementadas para hacer frente a posibles accidentes es contratar un seguro, pues ante algún daño o pérdida, el seguro brinda tranquilidad al dueño o dueños de la mercancía.

Si en la logística marítima llegara a detonarse algún suceso, ya sea natural o humano, debe existir algún plan para respaldar las posibles afectaciones. Tomando como referencia al buque Ever Given, no solo fue este el que se vio perjudicado con los retrasos en los contenedores que llevaba, sino que también afectó a los buques que se encontraban en espera de cruzar el Canal, esto significó tiempo perdido.
Un siniestro marítimo también puede causar fletes retenidos, mismos que, en caso de ser necesario, hay traspasar sus contenedores a otro buque y, a su vez, inspeccionar la mercancía para saber si esta tiene algún daño. Es necesario que los procedimientos para construir planes de contingencia tomen en cuenta todas las posibles variables de sucesos o catástrofes para saber qué hacer en caso de…

Lo ocurrido en el Canal de Suez fue muy popular, ya que es el paso para el 12% del total de bienes comercializados globalmente, además de que el petróleo es la mercancía que más transita. Este tramo de 193 km es lo que permite que los buques provenientes de Asia y Europa, principalmente, eviten rodear África y así disminuir enormemente los tiempos de traslado.

Además de Suez, también existe el Canal de Panamá ubicado en el continente americano y el famoso Estrecho de Ormuz, este último de gran importancia para la región de Medio Oriente, debido a que conecta a algunos de los principales países de la OPEP hacia Europa, Asia Pacífico y América del Norte. Al haber otros pasos y rutas alternas en el ámbito marítimo, no puede descartarse que puedan ocurrir otro tipo de catástrofes o accidentes que paralicen al mundo.

Debe tenerse muy presente que el bloqueo en el Canal de Suez está teniendo efectos en las cadenas globales de suministro, pues intensificó los malestares de la pandemia y coadyuvó al retraso de entregas y encarecimiento de las tarifas para fletes marítimos. Es menester indicar que, aunque el desbloqueo del Ever Given ya fue llevado a cabo, dejó entrever que, a pesar de las distintas soluciones existentes para mejorar la logística comercial internacional, nadie está exento de enfrentar este tipo de circunstancias y aún hay un largo camino por recorrer en cuanto a la resiliencia del comercio ante errores humanos y eventos de la naturaleza.

Relacionados

Deja tu comentario Los campos requeridos están marcados *

EnglishSpanish