Los 5 conceptos que están transformando al mundo logístico

Los 5 conceptos que están transformando al mundo logístico

Es claro que conforme evoluciona la ciencia y tecnología, también lo hacen los campos ligados a estas, ya que tienen implicaciones en distintos niveles. Hoy en día resulta cada vez más difícil seguir innovando, debido a que en algunas ocasiones se vuelve un reto adaptar lo que ya existe a los procesos logísticos. No obstante, es posible, y en este artículo te vamos a presentar 5 conceptos que están transformando la concepción tradicional de logística.

Ya sea por el tipo de procedimientos en los cuales se implementan las nuevas tecnologías, o por lo que permita mejorar en términos de costos y tiempo invertido, es un hecho que llama la atención de muchas empresas y se vuelve un recurso atractivo, aunque no siempre sencillo de poner en marcha. En este sentido, se abordarán aquellos que están causando cambios en el imaginario global de la logística y algunas formas en que han sido ejecutados.

Es evidente que algunos aspectos de lo que se explicará aquí no son fortuitos, y deben su consolidación actual a muchos años, incluso décadas, de investigación aplicada en múltiples áreas. Otros ya han estado funcionando para beneficio de otros campos y es hasta hace muy poco que se trasladan al ámbito de la logística comercial como un mecanismo aditivo para impulsarse. También es importante aclarar que esta lista no tiene ningún orden específico sobre lo que se mencionará, incluso es probable que algunos estén por encima de otros, pero no es nuestro objetivo priorizar por la magnitud de su impacto.

1. Machine Learning

Este concepto es sumamente técnico y ligado a las ideas de inteligencia artificial y cibernética aplicada al funcionamiento de los sistemas en los años sesenta y setenta. Para principios de la década de 1990, el Machine Learning (ML) comienza a erigirse como un campo de estudio independiente enfocado a la resolución de problemas derivados de la relación humano-máquina.

Su objetivo inicial era apostar por el funcionamiento de las máquinas sin intervención humana, misma que solo estaría limitada a la programación inicial de sus algoritmos. Así, la conjunción de los lenguajes iniciales con el paso del tiempo crearía nueva información y con ello la máquina podría empezar a aprender ciertas cosas sin necesidad de que estuvieran contempladas en el inicio de su diseño y construcción.

Vale la pena preguntarse, ¿cómo se aplica esto en el campo logístico?, la respuesta es muy amplia, pero principalmente radica en los métodos utilizados relativos a proyectar el comportamiento de consumo y leyes de oferta y demanda. Por ejemplo, a partir de ciertos patrones que ocurren en la cadena de suministro es posible conocer tendencias basadas en información arrojada, misma que se interpreta y codifica para realizar pronósticos que permitan a las empresas saber en qué mercados colocar sus mercancías, qué tipo de productos requerirá o deseará el consumidor en el mediano plazo, o también en dónde se concentrarán nichos de demanda.

Un aspecto muy interesante del ML es su capacidad de anticipar y proponer soluciones con base en el entorno analizado en tiempo real, el cual facilita la tarea de construir modelos que pueden adoptarse. Esto permite anticiparse ante muchas eventualidades que pudieran devenir en déficits económicos para las corporaciones, por lo cual se posiciona como un elemento muy útil en tiempos tan volátiles.

2. Big Data

A finales del año pasado, en Club de Carga se publicó un artículo relativo a las tendencias que marcarían el mundo de la logística en 2021, donde se mencionó al Big Data (BD), pero ahora profundizaremos en porqué está transformando la realidad. Resulta que el BD es un aspecto complementario al ML, ya que una vez desarrollados modelos predictivos, será necesario hacerlos más funcionales cuando llegue el momento de aplicarlos. De esta manera, el BD se fundamenta en 2 puntos clave: optimización y planificación, coadyuvando así a la correcta ejecución de lo que se tenga planeado.

Este concepto está transformando la logística debido a su incorporación en momentos indispensables de la cadena de suministro, como los almacenes, donde su intervención tiene que ver con una mejora en la gestión interna que agiliza los tiempos para contabilizar inventarios y hacer envíos más expeditos. También se relaciona estrechamente con el transporte, ya que ayuda a planificar rutas y automatiza aspectos que facilitan las grandes entregas.

3. Software de trazabilidad

En general, este será un mecanismo que garantice controles ágiles y seguros durante el proceso que siga un producto para ser entregado. Es indispensable contar con este tipo de herramientas porque será el que se encargue de conocer el ciclo de vida de un bien, lo cual a su vez arroja información que alimentarán al Machine Learning y al Big Data.
Contar con un software de trazabilidad posibilita estandarizar ciertos procesos a nivel
local, regional y mundial para homologar prácticas para disminuir riesgos al contar con un registro preciso de lo que está ocurriendo con un embarque en cada punto del recorrido.

4. Six Sigma o Seis Sigma

El Seis Sigma es tal vez uno de los conceptos menos conocidos en este listado y ello se debe a que su uso dentro de la logística es ligeramente más reciente que el resto de los mencionados. En un inicio, está basado en fundamentos estadísticos aplicados a procesos industriales, cuyo objetivo es lograr la calidad medida en un 99.9997%, es decir, deja una ínfima oportunidad de errores entre quienes deciden ejecutar esta metodología.

Algunos de los componentes para entender cómo funciona el Seis Sigma radican en adoptar a la estadística como herramienta de medición, identificar los productos o servicios que se ofrecen y hacer estudios especializados para conocer cómo se colocarán en el mercado evitando defectos o daños. También delega de forma muy precisa las responsabilidades y actividades de cada persona en la organización para que, en caso de cualquier desperfecto sea posible identificarlo con mayor exactitud.

5. Drones

No es posible escribir sobre el futuro de la logística sin tomar en cuenta a los drones, sin embargo, es importante replantearnos si esto realmente consiste en el futuro o más bien en el presente. El uso de drones para algunos sigue siendo un tanto complicado ya que intervienen factores externos como la seguridad de donde se pretenda implementarlos y se pone en cuestión la verdadera capacidad de gestionar esto como un insumo logístico común. Los drones no constituyen aún un método ordinario para las entregas en cualquier lugar, pero sí comienzan a demostrar las ventajas que tendrían.

Por ejemplo, en Estados Unidos fue muy eficaz su uso cuando se requirió con urgencia para transportar un órgano para un trasplante en 2019. Las ventajas para sectores como el de la salud son notables, pero resultaría una contradicción garantizar costos asequibles en los tramos de última milla para el e-commerce. Aunque también se utilizan para labores de seguridad y control, es posible inferir que la logística de drones aún tiene un largo camino por recorrer, pues la falta de regulación e inversiones que se requieren evidencian que, de momento, solo es viable utilizarla para casos estrictamente necesarios que no pueden fiarse de los métodos convencionales de entrega.

Sin duda la explicación de cada uno de los conceptos expuestos aquí podría extenderse mucho más, pero la intención solo es esbozar algunos aspectos introductorios con el fin de saber el motivo por el cual están modificando la forma de hacer logística como la conocíamos hasta hace poco. Seguramente en algunos meses más surgirán algunas otras tendencias que darán paso a análisis más amplios y profundos, será cuestión esperar las transformaciones que nos traerá el futuro.

Relacionados

Deja tu comentario Los campos requeridos están marcados *

EnglishSpanish